Seleccionar página

Datos para desmontar la Teoría del Holocausto

Datos para desmontar la Teoría del Holocausto

1. En 1939, había casi 15,700,000 judíos en el mundo. * Después de la Segunda Guerra Mundial, ese número aumentó a más de 18,000,000 de judíos. Lo que esto significa es que de los 15,000,000 judíos originales en el planeta, 6,000,000 fueron gaseados, dejando solo unos 9,000,000 o más. Entonces, la población judía mundial se recuperó y se duplicó a más de 18,000,000 en menos de nueve años, ¡una hazaña asombrosa que asombró a biólogos y médicos de bebés en todas partes!

2. Desde el principio, hubo SEIS MILLONES, de los cuales 4,000,000 fueron gaseados en Auschwitz. Luego, en 1990, se descubrió que solo se gaseaban 1.5 millones en Auschwitz, una diferencia de 2.5 millones menos.

Pero de alguna manera, el mágico SEIS MILLONES se mantuvo, aunque nunca se encontró un reemplazo instantáneo. ¡YHWH se mueve de maneras misteriosas!

3. Al mismo tiempo, el director del Museo Estatal de Auschwitz, el Dr. Franciszek Piper, anunció que la llamada cámara de gas había sido fabricada por los soviéticos ¡DESPUÉS de la guerra!

4. Pero hay más. La Cruz Roja Internacional informó que menos de 300,000 internos de todas las nacionalidades en los campamentos alemanes murieron por todas las causas, incluida la vejez. Y de estos, apenas más de la mitad eran judíos. La mayoría de ellos murieron en varias epidemias de fiebre tifoidea causadas por las condiciones de la guerra, que se cobraron muchas vidas, incluidas las de médicos, enfermeras y personal administrativo del campamento.

5. Pero incluso estas muertes fueron demasiado para las autoridades alemanas. El 8 de diciembre de 1942, Heinrich Himmler, comandante en jefe de todos los centros de detención, emitió una orden declarando categóricamente: “La tasa de mortalidad en los campos debe reducirse a toda costa”.

6. En toda la Europa ocupada por los alemanes había 2,4 millones de judíos. Después de la guerra, 3.8 millones de judíos reclamaron los beneficios de ‘sobrevivientes’ del gobierno alemán. Trágicamente, los 6 millones restantes se perdieron.

7. Fue un milagro. Según el New York Times del domingo 4 de enero de 1987, el célebre sobreviviente Elie Wiesel recordó “el día en que los soviéticos llegaron a Auschwitz”. Luego, en un discurso ante el National Press Club en Washington DC, informado por la Agencia Judía de Telégrafos el 11 de abril de 1983, tuvo un recuerdo diferente. Señaló que era “uno de los sobrevivientes liberados en Dachau por el ejército de los Estados Unidos” el 15 de abril de 1945, ¡y por lo tanto se convirtió en el único prisionero de guerra en poseer la distinción de ser liberado de dos campos diferentes en la Segunda Guerra Mundial!

8. Para no ser superado por The Weasel, el famoso ‘cazador de nazis’ Simon Wiesenthal murió serenamente a los 96 años, sabiendo que, según BBC News, había sobrevivido a 12, ¡cuéntelos! – Los “campos de exterminio” nazis.

9. En 1948 apareció una historia acerca de una niña judía desafortunada que fue terminada por los nazis. Fue escrito con un bolígrafo, algo que no apareció en el mercado hasta después de la guerra. Se llamaba – El diario de Ana Frank!

10. Entonces, ¿dónde comenzó este negocio de SEIS MILLONES? Para eso debemos regresar a Ilya Ehrenburg, * principal propagandista soviético durante la Segunda Guerra Mundial y luego a morir en Israel, quien acuñó el número mítico el 22 de diciembre de 1944: ANTES de decenas de miles de internos judíos, dada la La elección de permanecer para ser “liberados” por los comunistas o ir con sus captores alemanes, ¡no dudó en elegir la última opción!

¿Vivimos en una realidad holograma?

El Comité Judío Americano cita una cifra de 15,688,259. ** El New York Times, de propiedad judía, del 22 de febrero de 1948, utiliza una cifra de 18,700,000.

Cuando la Cruz Roja entrevistó a miles de presos liberados del campo al final de la guerra, preguntándoles si habían presenciado presuntos “gaseamientos”, la respuesta fue universalmente negativa. Según el documento IRC # 9925, junio de 1946: “Los propios detenidos no han hablado de ellos”.

En su libro La leyenda de nuestro tiempo, Nueva York, 1982, The Weasel explicó: “Las cosas no son tan simples, Rebe. Algunos eventos ocurren pero no son ciertos; otros lo son, aunque nunca ocurrieron”.

Las mentiras monstruosas de este psicópata judío lograron crear un clima de odio rabioso y anti-alemán que llevó a la muerte de millones de personas. Este es un ejemplo típico de la tarifa diaria genocida servida a las tropas soviéticas, tomada de un folleto de octubre de 1944 al Ejército Rojo: “¡Maten! Nada en Alemania es inocente, ni el vivo ni el que aún no ha nacido. Siga las palabras del camarada Stalin y aplasta a la bestia fascista en su guarida. Rompe el orgullo racial de la mujer alemana. Tómala como tu botín legítimo. ¡Mata, valientes soldados del glorioso ejército soviético!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *