En el mundo de apariciones extrañas y lugares misteriosos a veces hay locaciones embrujadas que no podrían ser más diferentes de lo que uno puede imaginar. Quizás ningún lugar podría estar más lejos de la apariencia típica de uno embrujado que el famoso parque de Disneyland, en Anaheim, California. Este es un lugar para pasar un buen rato, con personajes alegres, y gente feliz divirtiéndose por doquier.

Sin embargo, parece que más allá de las multitudes y de los coloridos personajes, se esconden otras cosas de una naturaleza más fantasmal y aterradora, y además de ser un lugar de felicidad y alegría, Disneyland parece ser también hogar de algunos espectros.

Originalmente inaugurado el 17 de julio de 1955, el parque de California fue uno de los dos parques temáticos construidos como parte del Disneyland Resort y es el único de los muchos parques de Disney donde la construcción y la planificación fueron supervisadas personalmente por Walt Disney. Es una extensa expansión con una alucinante variedad de tiendas, restaurantes, atracciones y espectáculos con más de 20.000 empleados trabajando en el parque.

Teniendo en cuenta que el parque tiene la mayor asistencia de invitados que cualquier otro parque temático en el mundo, es seguro decir que su popularidad nunca ha disminuido. Sin embargo, lo que muchos de los que acuden aquí para disfrutar del entretenimiento que ofrecen no saben, es que hay un lado más oscuro detrás de la alegre fachada, y que es en realidad uno de los lugares más embrujados en el sur de California.

 

Un recorrido terrorífico por el “lugar más feliz del mundo”

 

Disneyland Paranormal

The Haunted Mansion

No es sorprendente que uno de los lugares más embrujados del parque sea la Mansión Embrujada, una de las atracciones más visitadas. A pesar de su manufacturado aspecto escalofriante y sus falsos fantasmas, se dice que la mansión también está habitada por algunos espíritus reales.

Según la leyenda, uno de los diseñadores de sonido estaba trabajando en la llamada “sala de sesiones” cuando supuestamente escuchó lo que en principio creyó era una radio, pero que resultó ser música que inexplicablemente salía de las paredes. Curiosamente, algunos empleados afirmaron que el libro de hechizos utilizado en la exposición era real, y que se trasladaba de un lado a otro, sin que nadie supiera quién o qué lo había movido.

Una de las historias dice que en 1940 un hombre que piloteaba una avioneta se estrelló contra un lago en la propiedad donde el parque fue construido. Se dice que el espíritu de este hombre reside en la Mansión Embrujada, donde aparece como un hombre sombrío con un bastón, asustando en particular al personal en las horas de cierre.

Otra historia es la de una madre afligida que visitó el paseo con las cenizas de su hijo muerto, una práctica que es técnicamente ilegal, pero sorprendentemente no es algo raro en el parque. La mujer supuestamente entró en la mansión y roció las cenizas alrededor del paseo. Luego del hecho, muchos visitantes afirmaron haber visto la forma fantasmal de un muchacho joven que se sienta junto a los pasajeros y también cerca de la salida, y que parece estar llorando, por lo que es conocido como “El niño que llora”.

 

El hombre del esmoquin y otros relatos

 

Disneyland paranormal

También está la aparición de un hombre que parece estar usando un esmoquin, apodado “El hombre del esmoquin”. La entidad fue vista por primera vez por una empleada que estaba trabajando en la zona donde los pasajeros desembarcan. La mujer afirma que notó una sombra acechando en el espejo en el que solía ver a los pasajeros descender.

El fantasma aparecía continuamente en el espejo, siempre amorfo y vestido de esmoquin, hasta que un día se acercó a ella para poner una mano sobre su hombro. La mujer, aterrorizada, dejó su trabajo y nunca volvió a Disneyland nuevamente. Desde entonces, el fantasma vestido de esmoquin se ha visto en varias ocasiones en todas las instalaciones, y nadie está seguro de quién podría ser.

El paseo de la Mansión Embrujada tiene en su haber un sinfín de historias escalofriantes. Se dice que en una de las versiones anteriores de la atracción, un pasajero estaba tan aterrorizado que sufrió un ataque al corazón y murió en el lugar. Otra historia conocida es que un grupo de estudiantes de secundaria saltaron de su carrito para echar un vistazo a la sección “Seance Room” del paseo, pero uno de los chicos no se dio cuenta de que había una caída entre el coche y la plataforma, por lo que cayó 4 metros y se rompió el cuello.

Hay un rumor de que Disney se esforzó mucho por encubrir tales muertes con el fin de preservar la atmósfera amistosa en el parque, pero las leyendas permanecen. Hasta este día estos fantasmas se hacen presentes, y hay reportes de otros fenómenos paranormales. Algunos empleados reportan manos desencarnadas que desatan cintas del pelo o mueven objetos, hasta el punto que algunos trabajadores asustados se niegan a entrar en la atracción después del atardecer.

 

El arrollamiento del monorriel

 

Estación del monorriel

 

Otra atracción supuestamente embrujada es el famoso monorriel que atraviesa el parque. Concebido como el transporte del futuro, el ambicioso monorriel de Disney fue inaugurado en junio de 1959 en la sección Tomorrowland del parque y fue el primer sistema de monorrieles totalmente operativo en los Estados Unidos. El sistema también parece ser hogar del espíritu de un joven que está condenado a permanecer ahí para siempre.

Los orígenes de este fantasma se remontan a 1966, cuando un joven de 19 años con el nombre de Thomas Cleveland se coló en el parque para un evento de junio llamado ‘Grad Night’, durante el cual el parque estaba abierto toda la noche para los graduandos de secundaria. Después de saltar la valla perimetral, Cleveland aparentemente se encontró de pie en los rieles del monorriel, y fue rápidamente identificado por un guardia de seguridad del parque que le advirtió que debía bajar pues era peligroso.

El joven no lo escuchó o no quiso hacer caso, porque no salió de la pista, al menos no a tiempo para evitar el ferrocarril entrante, que lo atropelló y lo arrastró por 12 metros a lo largo de la pista antes de detenerse. Se dice que su espíritu se puede ver en la pista del monorriel en las horas de la noche; varios testigos han dicho que el espectro puede ser visto llorando sobre la pista sólo para desaparecer cuando se acerca el ferrocarril, o incluso corriendo junto al él.

 

Los fantasmas de Space Mountain

 

Space Mountain

 

Una de las atracciones más emblemáticas del parque, Space Mountain, también tiene sus propios fantasmas. Uno de ellos es descrito como un hombre fornido de pelo rojo y una cara rojiza, que se mete en los carritos junto a los pasajeros que viajan solos. Se dice que se ve totalmente vivo y normal, pero de repente se desvanece en algún momento durante el viaje, dejando al único otro pasajero pálido y sin palabras.

Se rumorea que este espíritu es el de un hombre que murió en la atracción en 1970. Algunos miembros del elenco de Disney que trabajan en Space Mountain han afirmado que este mismo fantasma también pasea ocasionalmente por los vestuarios de noche.

El otro fantasma de Space Mountain es la aparición verde brillante de una joven apodada “Disco Debbie”; se dice que es el espíritu de un miembro del elenco que murió allí de un aneurisma mientras trabajaba. Debbie aparece en los carritos, en el medio de la pista, o pasea por el edificio.

Las historias de visitantes o miembros del equipo de trabajo del parque que han sufrido encuentros con lo paranormal siguen surgiendo hoy en día.

Parece que Disneyland no es atractivo solo para quienes buscan un buen rato rodeados de sus personajes favoritos y la magia que creó Walt Disney, sino también para visitantes del otro mundo que de una manera u otro han logrado lo que muchos soñamos desde pequeños: vivir en el mundo de ensueño de Disney para siempre.