Seleccionar página

EXPERIMENTOS DEL ESCUADRÓN 731 EN CHINA

EXPERIMENTOS DEL ESCUADRÓN 731 EN CHINA

La Unidad o Escuadrón 731 fue un programa de investigación biológico de guerra del ejército imperial japonés dirigido por el general Dr. Ishii Shiro. Sus experimentos se realizaban en Pin Fang, Manchuria, fuera de la ciudad de Harbin en China.

En un principio el proyecto se enfocaría en la prevención de enfermedades y aplicación de medicinas en el campo de guerra. Sin lugar a dudas, las primeras investigaciones realizadas dentro del Escuadrón 731 proporcionaron valiosos datos biomédicos que todavía se utilizan hoy en día, pero el General Ishii tenía planes mucho más siniestros.

El laboratorio fue alojado dentro de 150 edificios con un personal de 3.000 personas. Incluía un aeródromo, línea ferroviaria, cuarteles, mazmorras, laboratorios, quirófanos, crematorios, cine, bar y templo sintoísta. Sus bárbaros experimentos inhumanos rivalizaban con el infame campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, y aunque el número de prisioneros era menor, operó durante mucho más tiempo.

De 1936 a 1942, entre 3.000 y 12.000 hombres, mujeres y niños fueron sometidos a experimentos diabólicos indescriptibles, como ser viviseccionados, antes de ser sacrificados por el Escuadrón 731.

Los mortales experimentos humanos de Shiro Ishii estuvieron bajo la protección del Alto Mando del Ejército de Kanto, la Kampeitei (policía japonesa secreta) y colaboradores de la policía local. Oficialmente el proyecto era conocido como un  Laboratorio de Investigación y Prevención Epidémica del Ministerio Político Kempeitai.

DIVISIONES DEL TERROR

unidad 731 - macabra unidad

El escuadrón estaba dividido en ocho divisiones:

División 1: efectuaba investigaciones sobre peste bubónica, cólera, ántrax y tuberculosis, empleando seres humanos. Para tal fin, se construyó una prisión con capacidad para albergar 300 o 400 prisioneros.

División 2: se ocupaba de probar las armas biológicas, centrándose en el diseño y manufactura de aparatos para esparcir agentes patógenos y parásitos.

División 3: se ocupaba de producir proyectiles cargados con agentes patógenos. Estaba acantonada en Harbin.

División 4: producción y almacenamiento en masa de bacterias

División 5: entrenaba a los nuevos integrantes del personal.

Divisiones 6, 7 y 8: suministros, asuntos generales y diagnóstico clínico.

LAS VÍCTIMAS

Vícitimas

 Ishii acumuló la mayor parte de sus sujetos de prueba de un campo de detención llamado Hogoin en Pingfan. Los rusos que no cooperaran en dar cualquier información después de ser prisioneros en Hogoin eran enviados directamente a la Unidad 731. Sin embargo, el setenta por ciento de los humanos usados eran chinos.

Muchas personas inocentes también fueron engañadas y terminaron en las garras de la Unidad 731. Algunos eran atraídos por la perspectiva de empleo, jóvenes, madres y niños, incluso mujeres embarazadas, quedaron atrapados. Además, las prisioneras eran violadas diariamente,  era casi una rutina para los guardias.

LOS EXPERIMENTOS

ESCUADRON 731 CHINA

A los reclusos se les inyectaban virus y bacterias letales para que los investigadores registraran sus hallazgos. Aquellos que se consideraban inutilizables eran sometidos a la eutanasia, y los que sobrevivían eran viviseccionados mientras estaban todavía conscientes y sin anestesia.

Algunas pruebas incluyeron la congelación de prisioneros hasta la muerte con el fin de estudiar los efectos de la exposición a bajas de temperatura del cuerpo humano; otros fueron cocinados lentamente a través de constantes descargas de alto voltaje. Un experimento implicaba colgar a los sujetos al revés para determinar cuánto tardaría una persona en asfixiarse hasta morir.

Los “afortunados” eran asesinados para estudiar sus cerebros y otros órganos vitales. Todos los sujetos eran luego eliminados rápidamente en el crematorio una vez que el experimento era completado.

Esta situación se suma a la larga lista de atrocidades históricas que las naciones han cometido con la finalidad de llevar la ventaja frente a naciones rivales. Y es en este punto donde la complicidad de la ciencia raya con la inmoralidad en nombre del progreso.

LISTA DE EXPERIMENTOS

  • Vivisección sin anestesia: se realizaron vivisecciones mientras los prisioneros estaban vivos porque se pensaba que el proceso de descomposición afectaría los resultados. Hombres, mujeres, niños y bebés estaban sujetos a este tipo de vivisección.
  • Vivisecciones realizadas en mujeres embarazadas, a menudo mujeres que habían sido embarazadas por los mismos médicos.
  • Amputación de miembros como brazos y piernas para estudiar la pérdida de sangre.
  • Los miembros que habían sido removidos eran a menudo colocados de vuelta a lados opuestos del cuerpo.
  • Algunos miembros de los prisioneros eran congelados y luego amputados, mientras que otros prisioneros tendrían miembros congelados y luego descongelados para estudiar completamente los efectos de podredumbre y posible gangrena.
  • A algunos prisioneros les quitaron el estómago mientras estaban vivos.
  • Inyecciones de orina de caballo en los riñones de los prisioneros.
  • Inanición
  • Exposición a dosis letales de radiación de rayos X.

EXPERIMENTOS CON ARMAMENTO BÉLICO

 

Además, también se llevaban a cabo experimentos con armas, granadas, morteros y otros artefactos explosivos que eran detonados cerca de los sujetos vivos para determinar los efectos de la explosión con respecto a diferentes distancias y ángulos. Los prisioneros también fueron expuestos al gas mostaza y otros fueron atados a estacas para determinar la letalidad de armas biológicas, químicas y otros materiales explosivos.

Además de los prisioneros sometidos a tales pruebas, se dice que hasta cuatrocientos mil civiles chinos murieron debido a la exposición a virus como el cólera y el ántrax que se propagaron a través de pulgas; este fue el origen de la “bomba de pulgas” que infectó grandes áreas geográficas y contaminó la tierra y el agua.

ISHII Y LA INJUSTICIA

Ishii el asesino

Refiriéndose a sus sujetos de pruebas como “monos”, el general Ishii fue capaz de pasar todos sus datos de investigación a las comunidades científicas y médicas sin levantar sospechas y patentó 200 de sus descubrimientos. Justo antes de que las fuerzas aliadas invadieran Japón y las bombas fueran arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki, Ishii ordenó la destrucción de la Fortaleza de Zhong Ma y otras instalaciones de investigación más pequeñas.

A los prisioneros sobrevivientes de la fortaleza se les disparó y miles de ratas infectadas con la peste bubónica fueron liberadas en la naturaleza. En 1948, ansioso por recuperar los descubrimientos de Ishii ante los soviéticos, el Gobierno de los Estados Unidos le ofreció a él y a los investigadores involucrados en los experimentos de la Unidad 731 la inmunidad completa de ser juzgados por crímenes de guerra a cambio de sus datos y cooperación.

Casi 70 años después y la justicia no ha llegado a los familiares de aquellos que sufrieron a manos del gobierno japonés. La mayor parte del equipo de Ishii pasó a ocupar posiciones respetables dentro de las comunidades médicas y científicas de Japón, y el gobierno japonés no ha ofrecido ninguna restitución ni ha ofrecido ninguna disculpa al pueblo chino por los experimentos hechos en la Unidad 731.

Esta película de origen chino explora los terribles acontecimientos de la época:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *