Select Page

¿El cerebro: afectado por internet?

¿El cerebro: afectado por internet?

Una de las primeras cosas que hacemos al despertar cada día es pegarnos de una pantalla así sea de un televisor, un dispositivo móvil, de ordenador de una tablet. En estos últimos años de tanto avance tecnológico, ¿crees que seguimos siendo los mismos humanos del siglo pasado o que estamos degradando irrreversiblemente nuestro cerebro? La receta del cerebro se lee así: 78 % de agua, 15 % de grasa y el resto es proteína, hidrato de potasio y sal. No hay nada más complicado en el universo, por lo que sabemos si lo es comparable al cerebro en general.

Antes de ir directamente al tema de cómo internet cambió nuestro cerebro, contaré cómo aprende el cerebro y cómo cambia, podemos decir que ha comenzado la moda para el estudio del cerebro y la conciencia, especialmente la conciencia, aunque es un territorio peligroso, porque nadie sabe lo que es. El cerebro humano es algo que ningún otro ser vivo tiene, y que aún no logra compararse con la actual inteligencia artificial.

Hay muchas películas sobre este tema. Por ejemplo, Trascendencia con el actor Johnny Deep, sobre cómo una persona que está muriendo se conecta a sí misma a la internet. El tema del cerebro se ha vuelto popular, la gente ha comenzado a darse cuenta de que el cerebro es una cosa misteriosa y grandiosa. El cerebro y la individualidad son dos cosas diferentes. Es decir, no tenemos poder sobre el cerebro, este toma las desiciones por sí mismo (poniéndonos en situaciones delicadas). El cerebro mismo toma todas las desiciones, pero envía una señal a la persona que lo posee, pero dice a la persona, sí, esta fue tu desición.

Violeta: el color del poder oculto

El cerebro consume de energía 10 vatios. Un cerebro en uno de los mejores momentos creativos consume al menos 30 vatios. Las supercomputadoras reales consumen la misma energía que se consume para electrificar una ciudad pequeña. De esto se deduce que el cerebro funciona de una manera completamente diferente a la computadora, esto nos hace pensar que si supiéramos cómo funciona, afectaría todas las áreas de nuestra vida; incluso la energía.

Podríamos usar menos energía. En el año 2017 todas las computadoras del mundo conectadas a Internet lograron emular el funcionamiento de un cerebro humano. Por la existencia de los genios pagamos un precio enorme. De los neardentales hasta Einstein o Stephen Hawkings hemos avanzado mucho. También, las enfermedades relacionadas al cerebro comienzan a superar otras enfermedades conocidas mundialmente como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, lo que es bastante preocupante y significa una carga económica muy grande para todos los países desarrollados.

Diferencia entre cerebro y computadora

Nacimos con una poderosa computadora en la cabeza. Pero hay que instalar programas en él, algunos programas ya están allí y otros deben ser descargados y usted cambia toda su vida hasta que muere. En esos minutos que acabamos de hablar, el cerebro de todos nosotros y el mío, ya han sido reconstruidos. El principal trabajo del cerebro es aprender, no en un sentido estrecho y banal como saber quien es Oscar Wilde Vivaldi, sino en el sentido más amplio. Absorbe información todo el tiempo.

La naranja mecánica, ¿película Illuminati?

En nuestro cerebro la mayoría de los procesos se generan en paralelo mientras que las computadoras tienen modulos y funcionan en serie. Solo parece que la computadora hace muchos trabajos al mismo tiempo, de hecho, simplemente salta rápidamente de una tarea a otra.

El cerebro tiene un cuerpo, orejas, manos, piernas, piel. Por eso recuerda el sabor de la barra de labios, y recuerda lo que significa picor en un brazo. El cuerpo es su miembro inseparable, la computadora aún no tiene este cuerpo.

¿Cómo la internet cambia nuestro cerebro?

Si estamos en internet todo el tiempo, se desarrolla lo que se consideraría como una enfermedad. Es decir, la adicción a la computadora. Esta es tratada por los mismos especialistas que tratan la adicción a las drogas y el alcoholismo y en general otras manías. Y es una adicción real. Uno de los problemas derivados de la adicción a la computadora es la privación de las relaciones sociales o personales.

Estas personas no desarrollan lo que ahora se considera uno de los últimos y tan evasivos privilegios de una persona, en comparación con todos los demás vecinos del planeta. Es decir, la capacidad de construir un modelo de la psique de otra persona. Esta es la base de la comunicación, la base del aprendizaje, la base de la empatía, la bondad, entre otras. Y este es el escenario que aparece cuando a una persona se le enseña esto. Esto es algo extremadamente importante.

Aquellas personas que no tienen esta configuración son pacientes con esquizofrenia. La computadora es sumisa, (por ahora) puede ser apagada. Cuando una persona ya mató a todos en Internet, piensa que ya es hora de comer una chuleta y apaga la computadora. Luego, la enciende, y allí viven de nuevo. Estas personas suelen perder sus habilidades sociales y no se enamoran porque no saben cómo hacerlo.

El almacenamiento de la información se está volviendo cada vez más complejo. Todas estas “nubes”, en las que cuelgan nuestros datos: bibliotecas de vídeo, bibliotecas de películas, bibliotecas y museos crecen cada segundo. Nadie sabe que hacer con esto, porque esta información no puede ser procesada. La cantidad de artículos relacionados con el cerebro, más de 10 millones, simplemente no se pueden leer todos. El acceso a estos repositorios es cada vez más complejo y costoso.

El acceso no es una tarjeta de la biblioteca sino una educación que se da a una persona y una idea de cómo obtener esta información y qué hacer con ella. Y la educación es cada vez más cara, no importa quién paga. El estudiante mismo, el estado o el patrocinador… no es la cuestión. Es excesivamente muy caro, por lo tanto no podemos evitar el contacto con el entorno virtual.

Estamos en un mundo que no solo es enteramente de infromación, es un mundo digital y líquido. Esto no es solo una metáfora. Líquido porque una persona puede ser representada en 10 caras, 10 apodos, y no sabemos dónde está. No sabemos si está en el Himalaya o está sentado en este momento en Perú o en una habitación contigua… o no está sentado en ninguna parte y esto es una simulación.

Nos encontramos en un mundo que se ha convertido en un objeto incomprensible, no se sabe por quién está habitado, sea gente viva o no. Creemos, qué bueno que tengamos la posibilidad de aprender a distancia. Esto es de hecho, acceso a todo el mundo. Solo que tal posibilidad requiere una selección muy cuidadosa de qué tomar y qué no tomar. Aquí es donde surge la pregunta desagradable, pero importante, ¿cuánto nos cambian las tecnologías digitales, cuál es el problema de Google y la educación en línea?

Cualquier aprendizaje estimula nuestro cerebro, incluso aprendizaje de cosas idiotas. Con la palabra “aprender” no me refiero a sentarme en el aula y leer libros de texto. Quiero decir, cualquier trabajo que sea difícil para nuestro cerebro. El arte se transfiere de maestro a estudiante, de persona a persona. No se puede aprender a cocinar con un libro. Para hacer esto, hacen falta más referencias.


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *