Hoy en día la ciencia y la religión trabajan juntos para revelar misterios de la creación del universo. Durante miles de años la ciencia y la religión vivían en guerra, y por mucho tiempo se dijo que la ciencia tenía razón. A medida que la ciencia iba mejorando, señalaron que Dios ya tenía que hacer cada vez menos. Sin embargo, hoy en día, se unen la fe y la tecnología. Además, los científicos se acercan más que nunca a la verdad, sobre todo a solucionar el mayor misterio de la vida. Durante el último milenio muchos disputaron la explicación que ofrecía la biblia. Especialmente de los fenómenos naturales tal como lo dice el libro de las revelaciones (Apocalipsis). Y muchos no creían en  Dios, buscaban pruebas concretas acerca de la existencia de Dios. Mientras la religión ofreció explicaciones espirituales.

La ciencia y la religión trabajan juntos para revelar misterios del universo




Una de las teorías más amenazadoras y que chocó con la ciencia religiosa fue, por los astrónomos Copérnico y Galileo. Según la enseñanza de los predicadores de la iglesia, fue que la tierra era el centro del sistema solar. En cambio del astrónomo Galileo  fue al contrario, que el sol es el centro del sistema solar y que los planetas giran alrededor del sol. Mientras la religión explica la necesidad de Dios en la creación de todo el universo. En cambio, Stephen Hawking plantea que en el comienzo del universo no tenía nada que ver Dios. Esta teoría causo un conflicto tremendo entre la ciencia y la religión. Muchas religiones aceptaron la teoría de Galileo y otras los rechazo rotundamente. El padre Cohen  no rechaza los descubrimientos científicos, por el contrario, él cree tanto a la ciencia como a Dios.

La ciencia y la religión trabajan juntos para revelar misterios del universo

Algunas teorías afinadas sostienen que la creación del universo ha sido exacto y preciso que no podrían haber surgido así al  azar. Dijeron que fue la primera versión para la creación de todo, y Dios es el arquitecto. Muchas de las cosas fueron medidas, hay universo frío y caliente donde la humanidad es inteligente. Además, millones de preguntas y nadie  pudo demostrar la existencia de los ríos. A partir de ello la teoría afinada dice que Dios creo el universo, pero que dejo los detalles a la naturaleza.  Esta teoría avecina a la iglesia más que nunca a la demostración de Dios.




La ciencia y la religión trabajan juntos para revelar misterios del universo

Los arqueólogos y buscadores de reliquias también buscan pruebas concretas de la existencia de Dios en la tierra. Mayormente buscan información en la biblia para resolver misterios antiguos. Uno de ellos es el arca perdida de la alianza. En la biblia habla que mando a construir de oro puro.  Cubierto por una tapa de oro macizo, lo cual colocará un ángel querubín tallado de oro en cada extremo. Para muchos es un cuento, para lo fieles es verdadera y que algún momento revelara su existencia de Dios. Por lo tanto, los arqueólogos buscan pruebas definitivas de la existencia de Dios. Durante muchos años está en busca de pistas, pero por un buen periodo el rastro ha enfriado.

La ciencia y la religión trabajan juntos para revelar misterios del universo

AMBOS DOCTRINAS ENFRENTADAS ENTRE SI

En la actualidad ven hacia los cielos como señal de la fe y la reflexión científica. Ambas doctrinas enfrentadas podrían tener la clave para resolver los misterios del universo. Los investigadores van en busca del arca de la alianza. Uno de los objetos importantes de la biblia del antiguo testamento. Se cree que el arca tiene el poder de Dios y que su hallazgo cambiaría todo, tanto la ciencia y la religión. El libro del Éxodo ha llamado la atención de otro investigador que busca precisar la separación que existe entre la ciencia y fe. La separación del mar rojo, antes de Cristo Moisés y los Israelitas escaparon de la esclavitud de Egipto. Pero se quedaron atrapados y no podían cruzar el mar. De repente soplo un viento y se separó el mar. Para ese tiempo era una prueba que hizo Dios.

La ciencia y la religión trabajan juntos para revelar misterios del universo

Hoy en la actualidad la física y la dinámica producen dudas. El mar rojo es de 438000 km2  en su punto más ancho y una profundidad de 2211 metros. Un físico comprobó con un vaso de agua, lo lleno hasta el borde y luego soplo para dividirlo en dos como lo hizo Moisés, y no pudo, el agua del baso desbordo. Y llegaron a una conclusión y dijeron “un milagro sucedió en el caso de Moisés”. Pero en la teoría de Humphrey, este fenómeno fue conocido como “viento focalizado” que las producen las fuertes tormentas. Tampoco las fuertes tormentas no pueden atravesar por completo el milagro que hizo Moisés. Estos científicos fueron en busca de pistas en la biblia sobre la tormenta, en el libro de Éxodo describen un fuerte viento que sopla durante toda la noche. En conclusión este fenómeno no fue causado por la naturaleza.