Seleccionar página

LAS HISTORIA DE LAS BRUJAS: DE MÉDICOS A SATÁNICAS

LAS HISTORIA DE LAS BRUJAS: DE MÉDICOS A SATÁNICAS

Mucho se ha dicho de la mítica figura de la bruja. Mientras algunos se han sentido atemorizados por ella, otros han estado fascinados y atraídos. A las brujas se les han atribuido múltiples habilidades como la capacidad de volar, de hacer hechizos, preparar pócimas e incluso de comunicarse con el diablo.

Entre los siglos XV y XVIII, cientos de mujeres fueron acusadas de ser brujas. Algunas de ellas efectivamente se consideraban una, otras simplemente fueron señaladas por las causas más absurdas, como tener un gato negro o vestir de manera estrafalaria, por ejemplo.

Producto del temor que producían las brujas, se emprendió una de las mayores campañas de la Inquisición: la cacería de brujas. En consecuencia, gran cantidad de mujeres fueron quemadas vivas en la hoguera. Esta cruenta muerte era presenciada por todos los ciudadanos y el miedo era creciente.

cacería de brujas

LA INJUSTICIA

Muchas de las condenadas a la hoguera fueron sentenciadas a muerte debido a la histeria colectiva. Las acusaciones se hacían sin fundamento y las autoridades locales, sin realizar ningún tipo de investigación o procedimiento formal, decidieron terminar con la vida de muchos seres humanos.

Los niños y los hombres tampoco escaparon a estas injustas acusaciones. Todo aquel que fuera acusado de practicar la brujería o tener algún tipo de relación con el demonio enfrentaba el mismo destino: ser quemado vivo.

La Inquisición alegaba que actuaba sobre la base de pruebas ofrecidas por los testigos. La verdad era que los criterios eran bastante subjetivos y que, en la mayoría de los casos, las pruebas no existían.

EL REINADO DE LAS BRUJAS

No siempre las brujas tuvieron que enfrentarse a un panorama tan oscuro. Antes del año 1000, las brujas eran mujeres sabias, muchas veces curanderas, que hacían uso de todos sus conocimientos para ayudar a la comunidad.

A diferencia de hoy en día, no se contaba con muchos médicos oficiales y las personas acudían a las brujas para consultar sus problemas de salud o de la vida, así como para atender partos y embarazos. También eran personas que establecían gran contacto con la naturaleza y sus ciclos, por lo que tenían conocimientos relacionados con la siembra y el cultivo.

Las brujas recetaban plantas medicinales y aunque no necesariamente eran aceptadas por toda la población, al menos no eran perseguidas ni cazadas. Fue después del año 1000 que la Iglesia vio amenazado su papel de asesora y consejera espiritual de la población. En consecuencia, empezó la cacería.

LAS CIFRAS ESCALOFRIANTES

En el siglo XVIII, un estudioso de origen alemán ofreció la cifra estimada de muertes producto de la cacería de brujas: nueve millones. Esta escandalosa cifra nos muestra el nivel tan alto de persecución que predominaba en la época.

Más adelante, otros estudiosos afirmaron que la cifra real estaba alrededor de las 60.000 personas con base en los registros oficiales. No obstante, hay que recordar que muchos de los condenados a muerte jamás enfrentaron un procedimiento oficial, por lo que obviamente no existirían registros.

El episodio más oscuro de la cacería de brujas tuvo lugar entre los años 1550 y 1660. Coincidió con un período de mal clima, en el cual las cosechas fueron pésimas, por lo que hubo miseria y hambruna, seguido de la oleada de muerte que sobrevino con la peste negra. Esta mala racha era falsamente atribuida a las brujas y por lo tanto se intensificaba la persecución y la represión.

masacre de brujas

LAS ATROCIDADES DE LA INQUISICIÓN

Durante la inquisición, no sólo las brujas fueron perseguidas. Los judíos y los musulmanes fueron rechazados y expulsados, el protestantismo fue aniquilado y la censura y la persecución fueron el pan de cada día.

Cualquier cantidad de atrocidades fueron cometidas en nombre de la fe católica y esta época de oscuridad infundió terror en el mundo. Esta fue la manera en que la Iglesia buscó moldear el mundo de acuerdo con sus intereses e imponer su visión religiosa.

inquisición

OTROS MOTIVOS PARA LA CACERÍA

Recientemente ha surgido una teoría que plantea la posibilidad de otros motivos, distintos a los religiosos, para la cacería de brujas. Uno de ellos sería un motivo demográfico: la necesidad de repoblar como respuesta a la crisis ocasionada por la peste negra en Europa, que había colapsado el sistema feudal.

Considerando que la terrible peste negra fulminó a tres cuartas partes de la población en Europa, la necesidad de repoblar era primordial. Las brujas eran quienes conocían los métodos conceptivos, anticonceptivos y abortivos. En consecuencia, al exterminar a las brujas, la tasa de nacimientos se duplicó.

Hasta nuestros días, la anticoncepción y el aborto son un tema condenado por la iglesia, que parece mantener la misma postura que antaño.

Crueldad de la inquisición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *