La arqueología ha sido una herramienta crucial para conocer el pasado del hombre. Esta ciencia que, en base a restos físicos descubiertos, estudia las sociedades antiguas, nos ofrece información de gran importancia para construir parte del rompecabezas que representa el origen de la humanidad. Por medio de esta disciplina nos hemos enterado de innumerables sociedades que existieron en el pasado, e incluso, en algunas ocasiones, ha dado con piezas originales que pertenecen a libros sagrados como la biblia.

Sin embargo, no todos los descubrimientos arqueológicos se encargan de armar  la historia de los inicios del hombre. Por el contrario, algunos de estos hallazgos han desenmascarado ciertos mitos adheridos a la memoria colectiva de la raza humana. A continuación, los hallazgos más asombrosos en la historia del mundo.

 

América: ¿descubrimiento de Colón o de los Vikingos?

 

Vikingos




La historia nos relata que, en 1942, Cristóbal Colón fue el primer hombre del viejo mundo en pisar el suelo americano ¿es esto realmente cierto? La arqueología se encargó de sembrar la semilla de la duda con uno de sus grandes hallazgos.

En 1960, la arqueóloga Anne Stine y su esposo Ingstad encontraron 8 construcciones vikingas en la isla de Terranova en Canadá. Lo sorprendente de este descubrimiento es que se estima que dichas edificaciones vikingas fueron construidas cientos de años antes de la llegada de Colón.

Varios estudios revelaron que los tres almacenes, tres viviendas, la forja y el aserradero encontrados en Canadá pertenecían a una aldea vikinga que data del siglo XI. Actualmente esta aldea adoptó el nombre de “La ensenada de las medusas”.

De esta manera, este hallazgo arqueológico constituye un fuerte golpe a lo que se cree es la historia del descubrimiento América.  Al parecer, los escandinavos de Groenlandia fueron los primeros en encontrar la tierra a la que Colón se refiere en sus diarios como el paraíso perdido.

 

Valle Indo: la cultura más antigua del mundo

 

Ruinas asombrosas

La cultura del Valle Indo se remonta a la edad de bronce. Su descubrimiento en el siglo XX fue de gran impacto para la historia del mundo por su antigüedad. Los restos arqueológicos de esta cultura fueron encontrados en los territorios de Afganistán, Pakistán y el noreste de la India. Extensos estudios demostraron que es la cultura más antigua del mundo.

La antigua civilización dependía del rio Indo que atravesaba sus cosechas cuando se desbordaba, lo cual les proporcionaba tierras fértiles para sus trabajos de agricultura. Se especula que esta cultura pudo ser la primera en tener agricultores. Esto debido a su meticulosa organización en sus cosechas. Sus herramientas estaban hechas de huesos y piedras muy bien pulidas. Para la india éstos se mantienen como los primeros instrumentos creados por el hombre para este tipo de oficio.

Por si fuera poco, este hallazgo no solo marca los primeros capítulos de la historia de la india, sino que además, abrió paso para entender grandes etapas antiguas de las cuales no se tenían información alguna. Su aporte fue de grandes dimensiones ya que, aunque en un principio el Valle Indo estaba poblado con agricultores, con el paso del tiempo comenzaron a construir grandes edificaciones. Esto abrió paso a una serie de oficios que hoy en día conocemos como albañilería o carpintería.

 

La biblioteca más antigua del mundo

 

Biblióteca antigua




La biblioteca Arsubanipal contiene la colección de literatura más vieja del planeta. Sus textos se encuentran en una forma de escritura antigua llamada cuneiformes. Esta biblioteca, también llamada la biblioteca de Nínive, fue encontrada dentro del palacio del rey Arsubanipal al norte de Mesopotamia.

La colección dentro de esta antigua biblioteca consiste en una serie de tablas de arcillas que tienen impreso una caligrafía fina que guarda muy poca distancia entre palabras. Estas tablas de arcillas representan la colección más completa que se ha encontrado sobre este tipo de escritura. Curiosamente, dentro de esta colección hay escritos que hablan con detalle de la vida del propietario de la biblioteca (el rey). Se especula que pueden ser sus diarios almacenados allí.

Además, debido a que la colección pertenecía al rey, que estaba obsesionado por el conocimiento, su contenido varía entre la ciencia, gramática, religiones y, entre otros temas importantes, la magia. Incluso, esta colección, encontrada en 1847, posee la obra narrativa más antigua del mundo: el Poema de Gigamesh.

 

Asombrosos restos de las obras literarias de grandes filósofos

 

Jeroglíficos

En 1897, los arqueólogos Bernard Pyne Grenfell y Arthur Surridge Hunt encontraron una serie de manuscritos a los cuales denominaron como Papiros de Oxirrinco. Papiros se debe al tipo de escritura que se realiza con una especie de planta acuática y Oxirronco fue el lugar donde se encontraron estos valiosos materiales. Sorprendentemente, este gran hallazgo para la literatura ocurrió en un antiguo vertedero de basura localizado en Egipto.

Al momento del descubrimiento, los arqueólogos no podían creer que, gracias a las buenas condiciones climáticas, el estado de estos manuscritos ancestrales se mantuvo casi en perfecto. Además, su contenido es invaluable. Dentro de estos escritos en latín y griego se encontraron obras de Eurípides, Meneando, Sófocles y, por si fuera poco, también hay fragmentos bíblicos. Sin lugar a dudas, esta ha sido la contribución más grande a la literatura que la arqueología ha podido ofrecer.

 

Gobekli Tepe: el monumento más antiguo del mundo

 

Templos antiguos

El Gobekli Tepe está considerado como el monumento más antiguo del mundo. Este santuario religioso, encontrado en el sudeste de Turquía, fue construido hace más de 12.000 años. Gracias a esta majestuosa construcción los arqueólogos cambiaron la manera en la que se percibía el pasado hasta este hallazgo. Por ser el más antiguo del mundo, muestra cómo nuestros antepasados percibían la realidad. Además, su diseño de animales tallados  implica una gran organización y un trabajo muy meticuloso.

Curiosamente, los estudios arqueológicos revelaron que este santuario religioso fue enterrado intencionalmente aproximadamente 8.000 mil años antes de Cristo. El motivo de esto se mantiene como uno de los grandes misterios de esta disciplina que se encarga del estudio de sociedades antiguas.

Este descubrimiento, en el que se comenzó a trabajar desde el año 1964, se impone como el más importante de la historia arqueológica. Esto se debe a que no solo revela que los hombres se podían organizar y construir antes de lo que se creía, sino que, además, aunque los científicos no lo creían así, ya había sociedades muy complejas constituidas para esta época lejana.

Con estos descubrimientos la arqueología se ha revalorizado. Ha derribado mitos ya naturalizados en la consciencia colectiva, y ha demostrado que puede forjar grandes historias de los orígenes de nuestros antepasados. Su trabajo es imprescindible para corroborar grandes hechos históricos que han sido tergiversados, y ayudarnos a comprender de forma más acertadas nuestros orígenes como sociedad. Sus descubrimientos, sin duda alguna, han sido capaces de revolucionar la existencia del ser humano.