Hay una delgada línea que separa la realidad de la ficción, y en este universo lleno de misterios como el nuestro, esa línea es cruzada en muchas ocasiones. Más allá de las diferencias de opiniones o creencias, las religiones dan sentido a un sinfín de eventos que no encuentran una explicación científica. Figuras de cerámica que sangran, peticiones inauditas aparentemente concedidas, situaciones médicas críticas que se solucionan de formas insólitas, entre muchos otros, son de los hechos que convierten a las religiones en postulados dignos de estudio.

Todo en nuestro mundo tiene su opuesto perfecto, el día tiene a la noche, el cielo a la tierra y en el imaginario cristiano y católico, las fuerzas angélicas se enfrentan a las fuerzas demoniacas. Es en este su combate contra las energías malignas donde vemos otra faceta que alimenta la polémica de los rituales católicos: Los exorcismos. Estas prácticas se han convertido en un tema controversial y los testimonios sobre estos no tienen nada que envidiar los más elaborados guiones del cine de terror.

Dentro de estos testimonios, queda registrado uno de los exorcismos más polémicos llevados hasta nuestros días. En 1975 se practica el exorcismo de Anneliese Michel, cuya controversia sirvió de material para futuros guiones cinematográficos.

Anneliese en su infanciaAnneliese en su infancia

Anneliese, una buena niña

Nacida en una pequeña población en Alemania, Anneliese Michel era considerada una buena niña. La fuerte crianza católica determinaría factores de su personalidad y la llevaría a un final trágico. Con tan solo 16 años, Anneliese comienza a sufrir ataques donde termina retorciéndose en posiciones imposibles. Los médicos rápidamente alcanzan un diagnóstico, Anneliese sufre de epilepsia. Se ordena que sea internada en una clínica psiquiátrica de inmediato.

Los días se convierten en semanas y en meses, Anneliese sigue internada pero sin indicios de mejora, por el contrario, cada vez se encuentra peor. Los fuertes psicotrópicos las han sumido en una profunda depresión y nubla su mente con alucinaciones. Anneliese se convence a sí misma de que está poseída por un demonio.

Han transcurrido tres años desde su ingreso al hospital y Anneliese decide que la medicina tradicional no podrá hacer nada por ella ni por el demonio que vive en su interior. En una decisión que va contra todos los consejos médicos, la joven resuelve regresar a casa y buscar ayuda espiritual.

Anneliese con su madre

Anneliese con su madre

La fallida intervención divina

Convencida de que son los demonios quienes atormentan su mente, es la propia Anneliese quien pide un exorcismo. Su condición se deteriora mientras espera por la aprobación de la iglesia que sorpresivamente le niega su petición en varias ocasiones. Le faltan tres requisitos, aversión por los objetos religiosos, fuerza desmesurada y hablar idiomas que desconozca. Es informada sobre esta lista y eso se convierte en un factor determinante.

A partir de ese momento sus síntomas empeoran. Deja de consumir alimentos y en cambio come moscas, arañas y carbón, para hacer las cosas peores, se bebe su propia orina. Su comportamiento se torna violento contra las imágenes religiosas y es entonces cuando comienza a golpearse contra las paredes y el suelo. Es entonces cuando la iglesia accede a practicarle un exorcismo

Una cura peor que la enfermedad

Entre 1975 y 1976 se le practican sesiones de exorcismos diarias. Durante estas, Anneliese se retorcía y mostraba tanta fuerza que tres personas no eran suficientes para detenerla. En varias fotografías se evidencian las lesiones en su cuerpo, tenía las rodillas destrozadas, la nariz partida y le faltaban algunos dientes, sin contar con las heridas internas.

Cansada y con una neumonía que le deteriora la poca vida que tiene, Anneliese pide la absolución en junio de 1976. Pasa poco tiempo y fallece en su casa. Ni la medicina ni la fe pudieron hacer nada por ella, la joven bajó al sepulcro sin haber encontrado la paz en esta vida.

Imágenes de las lesiones de AnnelieseImágenes de las lesiones de Anneliese

La muerte de Anneliese, ¿un asesinato?

Tras ser informados del fallecimiento de la joven, las autoridades comenzaron una investigación sobre el suceso. Los padres y los clérigos que participaron en el exorcismo fueron encontrados culpables de homicidio por negligencia.  La muerte de Anneliese pudo haberse prevenido si hubiera recibido alimentos en algún momento. Sus múltiples lesiones jamás fueron atendidas y al final fue la neumonía lo que acabó con ella.

Si estaba o no poseída, seguirá siendo un misterio. Sin embargo, lo que, si quedó expuesto, fue el motivo fulminante de este trágico final: La negligencia por parte de sus allegados. La muerte de Anneliese pudo prevenirse, y la fe no tuvo la consideración de evaluar su situación vulnerable. Sin embargo, este no fue el primer, ni el último exorcismo practicado. Actualmente se siguen llevando a cabo, aunque es un tema que se maneja con mucha discreción.

 

Autor: Melany Moncada