Seleccionar página

Proyecto MK ULTRA, el Programa de control de la mente

Proyecto MK ULTRA, el Programa de control de la mente

El motor de los proyectos más inauditos

En la ambición por el control y el poder, las naciones más poderosas han mostrado un interés abierto a todo lo que potencialmente les otorgue una ventaja estratégica frente a potencias rivales. Este interés, en un tiempo donde la tensión fue crítica -en el contexto de la segunda guerra mundial y posteriormente al enmarcado dentro de la guerra fría- no descartaba la inversión en investigaciones dentro de disciplinas que hoy en día son consideradas pseudocientíficas, u otras cuyos postulados éticos modernos son incompatibles con esas ambiciones, en áreas más académicas como la psicología o el psicoanálisis.

Experimentos con humanos

Proyectos de la CIA

Sin embargo, La Agencia Central de Inteligencia estadounidense, que es probablemente una de las instituciones más enigmáticas del mundo, ha llegado a plantearse proyectos insólitos, siempre desde la clandestinidad, asegurándose una ventaja táctica frente a sus enemigos. No obstante, en el transcurso del tiempo se han ido revelando parte de sus programas secretos, algunos al ser desclasificados, otros por filtraciones de terceros. Estas revelaciones han permitido conocer al mundo grados de maquinación y alevosía que sólo se atestiguan en las películas de conspiraciones secretas.

Independientemente de sus aciertos y fracasos, no deja de ser sorprendente cómo la ambición por la ventaja ha hecho que las investigaciones de la agencia abarquen disciplinas de diversa índole, que iban desde lo paranormal, pasando por investigaciones para la percepción extrasensorial y donde se espió al ilusionista Uri Geller, hasta investigaciones para obtener una tinta invisible. Y es así que dentro de esos documentos desclasificados se muestra la existencia de un proyecto conocido como MK ULTRA, cuya finalidad declarada es el estudio y la experimentación de la mente humana, con la intención de “manipular la mente”, generando una polémica sin precedentes y dando pie para infinidad hipótesis descabelladas e inauditas.

Programas de la CIA

Experimentos con la mente

Dentro de los numerosos programas del MK ULTRA se denuncia la ambición por el lavado de cerebros, lograr la fragmentación psíquica del individuo a partir de traumas inducidos, nuevos métodos de tortura e interrogación, la búsqueda de nuevas drogas para estimular una actividad cerebral más prolongada y la experimentación con sustancias conocidas para estudiar sus efectos. Buscaban evaluar su potencial para el control de las conciencias y la manipulación de la memoria hasta el punto de inducir a la amnesia, entre otras metas. Todo esto como es de esperarse era respaldado en los experimentos con humanos, la mayoría de veces involuntarios: mendigos, pobres, militares, extranjeros y, en ocasiones, hasta en con los propios miembros de la CIA.

Experimentos MK Ultra

En la aplicación reiterada de drogas como el LSD, o en mezclas con metanfetaminas, muchas veces morían los sujetos de pruebas. Al llegar a este extremo la CIA mostró qué tan interesada estaba por poder dominar la consciencia humana, más allá de la inducción de la opinión pública a través de los medios y la propaganda. La meta era clara: mayor control y precisión, mayor fortaleza, mayor poder. Oficialmente se dice que el programa quedó clausurado en 1973, sin embargo la existencia de un programa como este deja en evidencia el grado de perversión al que puede llegar cualquier potencia para conservar sus privilegios, y ha sido tal este grado, que hoy en día el proyecto sigue vivo en infinidad de teorías de conspiración en la que se han involucrado empresas como Disney:

Suicide Mouse, la versión entre las múltiples que hay que luce más convincente:

Interrogatorios y la tortura psicológica

La meta, según se especula del video, era inducir a través de la exposición prolongada de escenas repetitivas, distorsiones, sonidos psicodélicos y traumáticos, a un estado de paranoia o psicosis que obligaría a la persona a soltar cualquier información oculta. También dejarla completamente inestable, para que así no fuera tomada en cuenta una vez volviera al mundo cotidiano. Por lo general culminaba con el suicidio de la persona.

El programa es hoy día un blanco fundamental de las críticas de creencias modernas como el New Age; hasta tal punto llegó el asombro y la repercusión de un programa con tales ambiciones, que todavía se acusa su éxito en la instauración de un nuevo orden mundial; otros, en cambio señalan el excesivo apogeo de la cultura del consumo como un producto de los resultados obtenidos por el programa.

Experimentación CIA

Indudablemente, una inversión de tal envergadura, además del tiempo que se mantuvo activo el programa, tuvieron que haber arrojado resultados importantes en el conocimiento de la mente humana; más impresionante es saber que probablemente muchas de esas aplicaciones y resultados se estén empleando en algún rincón del mundo en este momento; quizá hasta ya hayan actuado sobre muchos de nosotros. En este punto no queda más que preguntarse, ¿Cuántas cosas no ocultaran los gobiernos? ¿Cuántas otras tantas atrocidades no habrán sido cometidas y pasado desapercibidas? Basta un poco de investigación para notar que lo que vemos, o lo que nos permiten ver, no es más que la punta del  iceberg.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *