Seleccionar página

¿Que es el cronovisor del Vaticano?

¿Que es el cronovisor del Vaticano?

El 2 de mayo de 1972, la prensa italiana público un artículo con un titular llamativo: “una máquina que fotografía el pasado se ha inventado”. ¿Cómo era posible esto? Se trataba de un invento que crearon decenas de científicos y les permitió captar imágenes del pasado. Incluso, hablan de momentos importantes directamente relacionados con Jesucristo. Se trata del cronovisor del Vaticano, una de las primeras razones que activaría la polémica entre acusaciones de fraude y contradicciones.

Articulo de prensa del Cronovisor del Vaticano
Articulo de prensa del Cronovisor del Vaticano

Esta máquina (según historiadores) permitiría al que la utilice observar eventos pasados y también futuros. Podría ser uno de los secretos mejor guardados (o no tanto) del Vaticano. Muchos misterios rodean a este dispositivo. Incluso se cree que es una herramienta determinante para la ciudad papal, ya que le ha permitido conservar una gran influencia en el mundo, además de preservar su poder con el pasar de los siglos.

Si usted es fanático del señor de los anillos, debe recordar lo que era el Palantir. Se trataba de una esfera negra que actuaba como una especie de pantalla en la que se podían ver lugares o sucesos en un determinado espacio de tiempo. Es lo más cercano a cualquier ejemplo que podrás encontrar del Cronovisor del Vaticano.

También te puede interesar: ¿QUÉ ESCONDE LA IGLESIA CATÓLICA EN EL VATICANO?

Historia del cronovisor del Vaticano

El supuesto dispositivo fue construido en los años 50 por un grupo de científicos encabezados por el padre  Pellegrino María Ernetti, quien también era un reconocido físico italiano que se convirtió luego en religioso. También contaron con la ayuda del premio nobel de la física, Enrico Fermi y el notable científicos de cohetes, Wernher von Braun. 

El cronovisor (es decir, “visor de tiempo) se basaba en un principio de la física clásica, que señalaba que “la energía no se crea ni se destruye, tan solo se transforma”. Esto significa que las ondas visuales y sonoras, no eran más que energía y por ende, se sometían a las leyes de la física en la materia.

Lo que el cronovisor podía hacer era acceder a ondas luminosas y sonoras del pasado, rearmándolas y reestructurándolas en imágenes y sonidos que se habían formado en su origen.

El cronovisor del Vaticano, es una herramienta pequeña. Está equipado con unas antenas, rodeadas de aleaciones de metales preciosos, diales, palancas y algunos tubos. El dispositivo tiene la capacidad de ofrecer al que lo utiliza, imágenes de lo que sucederá en un futuro cercano o lo que ya sucedió en el pasado, además de capturar y registrar determinados lugares, seguir en la historia a personajes notables, etc.

El padre Pellegrino pudo apreciar momentos importantes de la historia religiosa, como la crucifixión de Jesucristo, la destrucción de Gomorra y Sodoma y la fundación de Roma en 853 A.C. También pudo componer la “Tiestes”, obra desaparecida de Ennio Quinto y representada en 1060 A.C en la ciudad de Roma y la versión original del texto de escrito por Dios a Moisés en el monte Sinaí.

Imagen de Jesucristo captada por el Cronovisor
Supuesta imagen de Jesucristo captada por el Cronovisor

 Sin embargo, el padre Pellegrino no reveló más detalles y se mostró reservado, argumentando que no era libre de revelar más de lo que expreso al respecto.

¿Es real el Cronovisor?

El sacerdote francés François Charles Antoine Brune, fue de los primeros en enterarse de la existencia del dispositivo. Cuenta que viajaba por el canal de Venecia en los años 60 y conversó con el padre Ernetti. Ambos eran expertos en lenguas antiguas, cuando comenzaron a hablar de la biblia y sus diferentes maneras de interpretarla.

El sacerdote François Antoine estaba muy sorprendido cuando Ernetti le reveló la existencia del dispositivo en el que se podía viajar en el tiempo. Esto permitiría resolver todas las dudas que existían acerca de la biblia y sus diferentes interpretaciones. La describió como una máquina que funcionaba como un televisor. Pero en caso contrario a la TV que recibe la señal de canales, el Cronovisor recibía señales del pasado. Esto permitía ver imágenes y acontecimientos que ocurrieron muchos siglos atrás en el pasado.

Jesucristo en el Monte Sinai
Jesucristo en el Monte Sinai

Ernetti le comento a Antoine, que funcionaba detectando sonidos e imágenes que se habían creado y que estaban flotando en un espacio de tiempo. A pesar de sonar tan apetecible, el proyecto habría sido cancelado por el Vaticano, más no destruido. La máquina fue desarmada y dividida en partes. Los planos fueron depositados en una notaría que se encuentra en Suiza. Otra parte en una caja fuerte en Japón, según el padre François Brune en confesión al escritor Javier Sierra hace algunos años.

El miedo del Vaticano y la razón por la que fue desmontada, se debió al temor de que cayera en manos equivocadas. Temían que podía crear un régimen en el mundo completamente dictador.

¿Será el Cronovisor otra mentira del Vaticano?

Antes del fallecimiento del padre Ernetti en 1994, el religioso escribió una carta. Allí afirmaba que el dispositivo era real y no se trataba de una mentira como muchos pensaban.  El padre insistió que la supuesta imagen que había capturado el Cronovisor, donde se apreciaba a Jesucristo montado en la cruz (cara triste de un hombre barbudo que miraba hacia el cielo), era verdadera.

Algunos poco convencidos y estudiosos de la materia, insisten que la imagen era una reproducción de una estatua de Jesucristo en una iglesia en Perugia. “El padre Pío nos prohibió rebelar cualquier información de este dispositivo, ya que es una maquina muy peligrosa”, dijo Ernetti.

En 1988, el Vaticano emitió un decreto en que se advertía que cualquier que utilizara un dispositivo con características parecidas al del Cronovisor, seria ex comulgado. ¿Por qué emitir una advertencia si nunca existió como afirman algunos?

Lo cierto es que tres meses después de la publicación de la noticia en el diario italiano Domenica del Corriere, Ernetti habría quedado desacreditado. See descubrió que una imagen del rostro de Jesús que, según él, demostraba la veracidad dela existencia y funcionamiento del «Cronovisor», era la fotografía de un crucifijo venerado en el santuario del Amor Misericordioso, ubicado en Perugia, Italia.

Otro misterio más de conspiración por resolver…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *