A lo largo de la historia del ser humano se cuentan innumerables relatos sobre extraños objetos surcando los cielos y transportando a dioses o incluso hombres. Claros ejemplos son las voladoras alfombras de Arabia, el carro de fuego que eleva al cielo al bíblico Elías y las naves como burbujas o perlas capaces de transportar a la gente a velocidades inimaginables aparecidas en el Canchur (libro milenario tibetano del cual se ha descifrado una mínima parte). Pues bien,  los vimanas son las míticas máquinas voladoras descritas en la antigua literatura hindú.




Vimana

¿Qué es la Vimana?

En un pasaje, un Vimana se describe como una, “una carroza que se asemeja al sol, esa carroza aérea y excelente va a cualquier lado a voluntad, se asemeja a una nube de luz en el cielo, y el rey entraba y la excelente carroza se levantaba hacia la atmósfera superior.”

Vimana es el nombre de una máquina voladora utilizada por los dioses de la antigua india. Los relatos más antiguos sobre esta sorprendente civilización, escritos en sánscrito hace miles de años, describen las diferentes formas y materiales de los Vimana. Estas extrañas máquinas voladoras de forma pfueron utilizadas en increíbles combates, digno de una guerra galáctica, muchísimos años antes de Cristo.

En el Mahabharata, relato que describe la guerra entre los dos clanes más importantes de la India hacia el año 3,000 a.C., los Vimanas voladores se mencionan cuarenta y un veces junto a sofisticadas armas de combate que disparan rayos de luz. Por ejemplo, se hace referencia a los ataques del rey Salva contra la ciudad donde residía el dios Krishna en Dwaraka. En esta épica disputa, Salva conduce un Vimana volador llamado Saubha que tiene el poder de hacerse invisible. Krishna lo devuelve el ataque con un rayo que ubica y destruye a sus enemigos a través del sonido.

Otra historia interesante que viene del Mahabharata revela la historia de la “soltera Kunti,” que no sólo recibió la visita del dios del sol, sino que también tuvo un hijo con él, un hijo que se supone que era tan radiante como el sol mismo. Esto coincide con historias en numerosos textos antiguos en varias culturas y religiones, historias de ‘dioses’ cruzándose con humanos, al igual que la historia de Moisés, o como Gilgamesh, o Arjuna en el Mahabharata, o los Nephilim en la Biblia (unos pocos de los muchos ejemplos).

Estructura de una vimana

También se correlaciona de manera inquietante a las abducciones de hoy en día, el secuestro forzoso, así como encuentros extraterrestres amistosos que muchas personas afirman haber tenido.

Por otra parte, existen muchas historias de seres serpiente con poderes sobrehumanos dentro de la literatura antigua. Mientras nos estamos centrando en los textos de la India en este momento, considere a los Naga. Según la tradición védica, la serpiente Naga instruyó a la humanidad en la ciencia del bien y del mal.

“Es interesante cómo la serpiente es vista como un símbolo de la sabiduría o el conocimiento a través de muchas tradiciones culturales. Culturas, como las escandinavas, eslavas, hebreas, tibetanas, Hopi, y África Occidental, todas representan dioses serpiente que poseen sabiduría esotérica..”

Maquinas voladoras

El Samarangana Sutradhara es una texto de arquitectura clásica de la India escrito en 1000 a 1055 AC.En el, capítulos enteros son dedicados a la descripción de aeronaves cuyas colas escupían fuego y el mercurio. También describen los tipos de máquinas como la automoción, un motor de dos tiempos, con mando a distancia y máquinas ejecutadas con impulso. Tenga en cuenta que esto es de hace 1000 años. Se dedica todo un capítulo a la construcción de máquinas voladoras. El libro no explica el proceso de construcción de aviones completamente y dice que ha sido hecho a propósito, por el bien del secreto.

No creo que deberíamos descartar a los antiguos textos sánscritos como sólo mitos, tenemos una tendencia a hacer esto con gran parte de nuestra historia antigua.




“Hay una enorme cantidad de fascinante información sobre máquinas voladoras e incluso sobre armas de ciencia ficción, que puede ser encontrada en las traducciones de los Vedas y otros antiguos textos en sánscrito. Cincuenta años de investigación me han convencido que hay seres vivientes en otros planetas y que estos visitaron la Tierra 4,000 años a.C.” No sólo existen relatos sobre las cualidades aerodinámicas de estos Vimana sino también sobre la manera como pueden ser construidos. En el Ramayana se indica que se necesitan 16 tipos de metales para construirlos pero aquí en la Tierra solo conocemos tres de ellos.

El Doctor Ruth Reyna de la Universidad de Chandrigarh tradujo unos textos del sánscrito donde se describe la fuerza “anti-gravitacional” que es aquella que los Yoguis desarrollan para levitar. Según sus investigaciones, esa misma fuerza anti-gravitacional es la que permitía a los Vimana desplazarse por el espacio.

Suena absurdo comparado con la mayoría de reportes de avistamientos de naves extraterrestres, la información contenida en los textos sánscritos sobre la forma, el proceso de construcción, los materiales y las armas de los Vimana deja poco a la imaginación. Las numerosas menciones de Vimanas en textos que tratan no sólo de la mitología hindú sino también de su historia, indican que estos Vimana fueron una posible realidad cientos de años antes de Cristo. El Doctor Raghavan afirma que esta tecnología fue traída por seres de otros planetas 4,000 años a.C., en la misma época en que la cultura sumeria florecía en Mesopotamia y los extraterrestres Anunnaki vivían entre ellos.

Según el Dr. Raghavan, las leyes de los babilonios (Hakhata), sucesores de los sumerios en la región de Mesopotamia, lo dice muy directamente: “El privilegio de comandar una de estas máquinas voladoras es muy grande. El conocimiento del pilotaje está entre nuestras más antiguas herencias. Fue un regalo de ‘aquellos que vinieron de arriba’. Lo recibimos de ellos como un medio para salvar muchas vidas.”

“Aquellos que vinieron de arriba” es, en lenguaje sumerio, sinónimo de Anunnaki. Podemos inferir que fueron los Anunnaki quienes mostraron a los sumerios y luego a los babilonios, como construir y manejar estas sofisticadas máquinas. El conocimiento y la presencia Anunnaki se podrían haber extendido hasta la India. La iconografía de algunos dioses hindúes y algunos relatos mitológicos pueden ser evidencia de una posible presencia Anunnaki. Es interesante analizar el caso de Hanuman, uno de los fieles servidores de Rama, cuyo relato se encuentra en el Ramayana.

Hanuman era un hombre-mono inteligente que podía comunicarse, tenía poderes, y que dirigió un ejército de monos contra la guarida de Ravana en la actual Sri Lanka.

De hecho, muchos de los personajes mencionados en estos relatos han sido figuras históricas como el propio dios Krishna que se supone, adoptó forma humana y participó en la gran batalla del Mahabharata. En la actualidad se puede visitar la casa donde Krishna creció en Gokul. Se trata de la morada de Nanda Maharaj, con sus 84 columnas, descrita detalladamente en los textos sagrados hindúes. En la entrada de la casa se encuentra el árbol en el que Krishna solía jugar y recostarse a tocar la flauta hace 5,000 años. Este lugar tiene tanta relevancia que ha sido calificado como patrimonio de la humanidad por el gobierno hindú.

Por otro lado, la gran confrontación en el llano de Kurushetra entre los Pandavas y Kauravas, narrada en el Mahabharata, es parte de la historia de la India. Es más, recientes investigaciones sostienen que Dwaraka, la ciudad de los mil templos mencionada en este mismo relato, se encuentra sumergida frente a las costas occidentales de la India.  Cabe destacar que en el Mahabharata se menciona más de cuarenta veces las fantásticas naves voladoras Vimana, y armas letales que parecen salidas de una película de ciencia ficción.

Concluyendo

En resumen, podemos afirmar que los hechos narrados en los textos hindúes sucedieron, que los personajes existieron y que los lugares han sido ubicados por la arqueología moderna. Hay pues, sobrados motivos para sospechar que los Vimana existieron no en la imaginación de los que contaron el relato, sino en la realidad misma. La precisión con la que los Vimana son descritos es sorprendente.

Los relatos sobre los Vimanas han sido compilados y tratados en libros como “The Antigravity Handbook” de David Hatcher Childress. En este trabajo se mencionan las técnicas para construir los Vimana empleando materiales como barras de grafito, bobinas de cobre o indicadores de cristal.

Para muchos Ufólogos, los Vimana son lo que hoy conocemos como platillos voladores y sus tripulantes son seres de otros planetas. Prueba de ello son los cientos de textos, traducidos del sánscrito, donde se mencionan estas máquinas voladores. Los especialistas afirman que existen aún muchos otros textos sobre los Vimana que no han sido traducidos todavía.