Mucho hemos escuchado de los mitos de los antiguos científicos como los alquimistas, anatomistas y entre muchos de estos también podemos nombrar a las brujas, pero si te preguntas por que se le considera en este grupo de personas sabias a este si eran personas que hacían el mal y estaban aliadas con el diablo, como esta leyenda de la Maltos.

Las primeras brujas y su diferencia con la Maltos

Bueno, como todos sabemos la reputación que tienen las brujas, según se conoce que estas tenían “poderes” con los cuales podían hacer daño a personas, animales, cultivos, etc., y esto era perjudicial para muchas personas, era muy peligroso juntarse con brujas o tener algún tipo de problema porque estas podían lanzar sus poderes para que te vaya mal o incluso te llegue la muerte, este concepto que se tenía de estas mujeres era conocido por casi todos los lugares y si te consideraban una de ellas te castigaban con la muerte.

Pero en realidad, ¿Las brujas eran y hacían todo lo que se dice de ellas?, pues lo que se conoce actualmente de estas mujeres es que no eran personas malas, habían muchos tipos de estas, por ejemplo habían mujeres pobres y de campo las cuales conocían de las plantas que encontraban en sus sembríos, con estas podían hacer que las personas mejoren su salud, actualmente se conoce que existen plantas que tienen características sanadoras en muchos casos, pero para esos tiempos que esas personas hagan eso era como magia y esto hacia quedar a estas personas como seres que no eran de este mundo e incluso se les consideraba que los demonios le daban este poder para que pueda realizar este tipo de acciones.

brujas

Además de estas también había otro grupo, estas mujeres sabían de anatomía, botánica, sexualidad incluyendo la reproductiva y amor, pero ¿Por qué sabían tanto estas mujeres?, pues nos remontamos al pasado, en esos tiempos la mujer no podía realizar estudios universitarios, ya que esto era exclusivo de hombres, por ello es que habían mujeres las cuales tenían ganas de conocer más y se ponían a estudiar a escondidas los libros que encontraban, esto ayudaba que entiendan y sepan algunas cosas, pero como nadie sabía sobre estos estudios y como estaba prohibido para las mujeres, cuando veían que estas sabían algo se extrañaban y las vinculaban con el diablo.

Pero esta sabiduría que ellas tenían no era el problema en sí, las mujeres fueron acusadas vilmente y perseguidas para luego condenarlas a muerte por un simple hecho, las elites eclesiásticas, los políticos y las familias más acomodadas, tenían un modelo social machista, para ellos el varón era el único que odia conocer y saber, además de ser el más importante en la sociedad, ellos consideraban que la mujer solo servía básicamente para la reproducción.

Las brujas, como empezaron a llamarlas, empezaron a conocer mucho sobre la botánica, con esto ayudaban a muchas otras mujeres a abortar, esto hacia que estas mujeres a las que ayudaban corrían la voz que se podía ejercer una actividad sexual libre porque finalmente estas brujas las ayudaran a quitarse ese peso de encima, esta actividad desarrollada por las brujas fue la que hizo que se las persiga, no era en tanto culpa de ellas, la culpa realmente era de las mujeres a las que estas ayudaban.

La Maltos y su historia de terror

Después de haber conocido un poco más sobre las brujas, podemos conocer la historia de la Maltos, una bruja muy conocida en México, para ser más exactos en San Luis Potosí, el mito nos cuenta sobre una mujer a la cual acusaron de bruja por diversos motivos, los cuales todos conocían.

La historia está basada en la época Colonial exactamente en el siglo XVII, en una época donde la inquisición tenia aun poder sobre todos; en San Luis Potosí vivía el señor Diego de Malto, este señor era el alcalde de la zona de Santiago del Rio una pequeña ciudad, este señor en su tiempo de vida tuvo a 17 hijas, todas mujeres, pero cuando el señor Diego estaba en su lecho de muerte, todos suponían una separación de los bienes que tenía este a todas sus hijas por partes iguales.

Pero las cosas no salieron como todos pensaban, de las 17 hijas, todas las cosas solo se quedaron a nombre de una de ellas la cual se llamaba María Ignacia Martínez del Malto, todas las personas que se enteraron del suceso, esto incluía a sus demás hermanas, empezaron a rumorear que María practicaba artes místicas y oscuras, y que con estos poderes había convencido u obligado a su padre a que le deje todo lo que tenía únicamente a ella; en pocas palabras todos decían que María se había vuelto una bruja.

Como nadie pudo probar sus teorías y como las leyes tenían que ser cumplidas, María se quedó con todo y esto hizo que se vuelva una de las mujeres más poderosas del país, esto hizo posible que María pudiera ocupar un lugar en la alta sociedad potosina, pero esto no era todo lo que María tenia, ya que esta mujer además era muy bella y tenía un puesto muy importante dentro de la inquisición.

la matos y la inquisicion

Se cuenta que el poder que tenía La Maltos era tanto que, en ese tiempo, aunque existía el toque de queda en la capital de San Luis Potosí, ella salía a cualquier rato, incluso se dice que a altas horas de la noche La Maltos se daba el lujo de salir a las calles en una carreta guiada por dos caballos negros, esto generaba miedo en la población por que la gente al solo escuchar el rechinado sobre las aristas de las calles y el respirar de los caballos temía lo peor.

Su vida después de heredar lo que su padre le dejo la paso en un lugar que actualmente se conoce como los Arcos Ipiña, además de vivir ahí ella prestaba sus instalaciones para que la inquisición pueda realizar sus actos dentro de esta casa, pero no era lo único que sucedía en esta casa, se dice que La Maltos también realizaba sus conjuros malignos, pero ¿Por qué se decía que eran de esta índole?, pues por que se conocía que los conjuros que ella lanzaba era para acabar con la vida de alguna persona.

Ipiña casa de la Maltos

En total se conoce que La Maltos asesino a 30 personas, la mayoría de estos funcionarios del gobierno, debido a que o estaban en su contra o la querían fuera porque ya se rumoreaba que era una bruja, pero fuera de los conjuros, La Maltos realizo otro tipo de asesinatos, que claro no eran directamente de ella, pero su puesto en la Inquisición le daba el poder de ejecutar a condenados que muchas veces eran personas que ella misma acusaba por diferentes motivos.

El gran poder que tenía tanto en la Inquisición como en sus conjuros hicieron que La Maltos pierda muchas veces la razón, por ello ni siquiera pensaba a quien acusaba, lo cual le trajo un problema, cierto día acuso a dos personas y los asesino, lo que no sabía era que estas dos personas pertenecían a una de las familias más poderosas del país.

Esto ocasiono que sus acusaciones sean primero investigadas, el pueblo se había dado cuenta de la maldad que tenía esta bruja, por ello y al hacer investigaciones, fue declarada culpable y fue condenada a muerte.

La Maltos nunca dijo que no a sus acusaciones que era una bruja, ni se defendió, el día de su ejecución La Maltos pidió un último deseo el cual consistía en dejar un dibujo en la pared de su casa como el ultimo recuerdo de su vida, se le dio el permiso y fueron a su vivienda para que realice el dibujo y finalmente sea ejecutada.

Estando ya en la casa agarro pinceles y empezó con su dibujo, esta bruja dibujo una carreta con dos caballos negros, tal cual con los que andaba por las noches de toque de queda de la ciudad; la gente quedo consternada con lo que estaba ocurriendo porque una vez terminado el dibujo, este empezó a tomar realismo y salía de la pared.

Toda esta situación hizo que la gente quede horrorizada, La Maltos aprovecho este momento de confusión y sorpresa para subirse al carruaje el cual retorno de a pocos a la misma pared donde había sido dibujado, siguió avanzando y se perdió en el horizonte con La Maltos y con solo el horrible sonido que desprendía el carruaje y una risa malévola de la bruja.

el dibujo de la maltos

Este mito nos cuenta que La Maltos nunca se vengó del pueblo porque ella misma había reconocido su maldad y la culpa que tenía en cada una de las muertes que había ocasionado tanto con la brujería como con la Inquisición.

En la actualidad la casa de La Maltos, el edificio de los Arcos Ipiña sigue en pie, pero no se ha confirmado que se le escuche o aparezca en algún momento, solo se sabe que en la esquina de las calles de Carranza y la zona centro de la ciudad se encuentra un letrero con el nombre de la Calle Maltos, lo cual puede ser en honor a Maria.